viernes, 28 de febrero de 2014


Me dice una amiga que me lee, que sueno rencorosa y resentida  con el género masculino, que eso es reflejo del momento vital  en el que estoy,  que voy con el cuchillo en la boca  en esto del amor y que así va a ser imposible encontrar al hombre de mi vida.No le contesto nada  y que ella decida si el que calla otorga.

Me dice otra amiga  que cualquiera que me lea va a pensar que ser soltera solo tiene inconvenientes, y que tal  y como yo lo pinto parece una condena;  y no un fascinante  estado de libre albedrio escogido voluntariamente.

Me dice mi amigo gay  que sueno amazing y que se rió mucho viéndose retratado en una de mis entradas.

 Me dice un conocido que sueno pesimista, le digo que eso es porque  no me conoce suficientemente, pero que yo he sido una pesimista convencida  desde que tengo uso de razón.

Me dicen muchas amigas que les gusta mucho lo que escribo y como lo escribo.

Hay otros amigos que no me dicen absolutamente nada.

Me dice un tercero amigo, que siempre me está picando, que esos que no me dicen nada es porque me tienen miedo; simplemente le  amenazo con sacarlo en el blog y se calla .

Hay otro  amigo que me pide temas que dice son de inquietud popular entre el género masculino: porque nos comportamos así o asá , que pensamos de ellos …..Vamos como si yo fuese el  disc jockey de la discoteca.

Me dice una amiga  soltera y cuarentona, que doy a entender que no hay vida más allá de los 40,  y que ella es superfeliz y se siente superealizada y que a mí tampoco me queda tanto para llegar a ellos ;  y que por lo  tanto que me vaya poniendo las pilas.




Me dice una desconocida que  ella no es nadie para juzgarme, pero que le da la sensación que tengo un problema grave de egocentrismo, y que si no me estaré pasando de listilla.

Me dice un amigo ,que es mi azote particular, que estoy creando un monstruo, y corro el riesgo de ser devorado por él. Le digo que ya me gustaría, pero que para eso necesitaría que me leyesen  600 personas  y no las escasas 60 ( como mucho) que me leen al día.

Y finalmente  esta mi madre, que me dice que a ver cuándo maduro de una vez y me dejo de tonterías , que me estoy pasando y mucho con esto de alargar la adolescencia.



Increíble, dos días escribiendo estas entradillas y ya tengo el síndrome del artista incomprendido……….



miércoles, 26 de febrero de 2014




EL DÍA DE MI BODA



Al contrario que muchas mujeres , nunca me imaginé como sería mi boda. Me he imaginado en situaciones tan variopintas que darían para la tesis de un psicólogo de la escuela conductista, pero nunca pensé  como sería el  vestido  que llevaría ( y mira que me gustan), ni donde sería  , ni mucho menos con quien. Tengo una amiga que a los 15 años sabía hasta  que tipo de  flores llevaría en el ramo. También es verdad que esa amiga , supongo que por eso de que proyectar lo que quieres es el primer paso para conseguirlo , ahora está casada y yo sigo soltera.




Por ello voy a hablar de las bodas desde el punto de vista de usuaria invitada o de victima invitada, según de quien sea la boda. Porque están las bodas a las que quieres ir y las bodas a las que tienes que ir. Las dos te dejan arruinada y sin vacaciones pero a las primeras sueles ir con una mejor  predisposición.
Lo que más me gusta de las bodas  es que la gente es feliz, y tu aunque sea por efecto contagio, pues  también. Lo que menos me gusta ,  que son muy previsibles y de antemano ya sabes como van a  acabar,  y esto a mi me  da un  poco de pereza.
Alguien pensará que yo soy una resentida y que en el fondo lo que me jode es ser usuaria y no protagonista. Que puedo decir, es lo bueno y lo malo del blog, que cada uno se imagina lo que le da la gana.  Asique voy a hacer una crítica constructiva o destructiva de las bodas, esto también lo dejo a opinión del lector.






Las invitaciones
 Por favor nada de palomas, anillos, novios-niños, exceso de dorados y filigranas , texto telegrama …..¡un poco de imaginación! .Y la confirmación por teléfono , yo la vía Facebook la  sigo viendo impersonal.

El regalo
No me gustan las listas de bodas , van contra el pequeño comercio  ,contra la libertad individual y además impiden al usuario el placer de romperse la cabeza pensándolo. ¿Habrá cosa más bonita que al final los novios tengan 4 juegos de té  exactamente iguales?.Todos ellos comprados por supuesto en unos grandes almacenes y no en un pequeño comercio. Esto forma parte del ritual y el paseo a descambiarlos también.

El tipo de ceremonia
Yo aquí solo pediría un poco de coherencia  bien  sea por lo civil, por la Iglesia o por el rito zulú. Que yo he tenido que escuchar de  boca de alguna que se casaba en la Iglesia porque el fondo para las  fotos era mucho mejor, o por no contradecir a la tía abuela. Como probablemente ya tengas más de 30 años cuando te cases, solo puedo decir que ya  deberías haber aprendido a decir "no".

El vehículo
¿Porqué a todo el mundo en los últimos  10 años le ha dado por los coches de época?¿Qué hay de las motos? A mi me parecen mucho más originales y románticas. Que sea una  Vespa, una Harley o una  de motocross, esto ya dependerá  del  estilo de  los contrayentes.

El vestido de la novia
Aquí tengo una opinión muy formada después de tragarme todos los realitys sobre el tema de la Divinity, a saber :Novias de Beverly Hills , Novias del medio oeste, Novias de saldo…….pero entiendo que el gusto es muy particular y que cada una va como le da la real gana, que para eso es su día. Solo me permitiría dar un consejo a  todas  las novias del mundo que a mí me ha sido muy útil en la vida diaria: menos es más.

La ceremonia en sí.
 Yo he estado en bodas muy emotivas y a la vez muy sobrias y contenidas  en las que me he emocionado, y mucho. Pero también he estado en otras que tan emotivas pretendían ser que simplemente se quedaron en ñoñas. Recuerdo una en la que en un momento dado había que dar besos a una caja de madera que iba rulando por entre los presentes para depositar tus buenos deseos. Sinceramente  después de una hora de ceremonia, con 35 grados a la sombra, la gripe aviar en el aire y tu de pie subida a unos tacones de 10 cm, pues  como que no lo veo.
Yo que soy muy  teatrera  y a veces muy  proamericana, echo de menos que no se diga la parte esa de “si hay alguien entre los asistentes que se oponga a esta unión que  lo diga ahora o que calle para siempre….”. Sinceramente pienso que esto le daría mucha vidilla a la cosa. Aunque está claro que los españoles, más de comentar las cosas en petite comité delante de una copa,  se lo guardarían para la noche durante el momento barra fija, cosa que es mucho peor desde mi punto de vista, porque el daño ya está hecho.


Los canapés
A mi este momento es de los que más me gustan. Soy una fan acérrima del canapé: del novelle canapé, del canapé de toda  la vida, de los deconstruidos, de los que vienen en cazuelita, de los que flotan  en un  vasito, de los que están ensartados en un palo, dulces, salados………Es más yo hasta prescindiría de la comida y alargaría el momento canapé hasta las 7 de la tarde. Además este es el momento el que yo intimo con el camarero, no seais mal pensados, en plan inocente ,y porque sé que es la persona con la que más voy a interactuar a lo largo de todo el día.


El momento que se besen
Si ya sabeis de que os hablo, cuando los asistentes durante la comida , ya con un considerable grado de alcoholemia; enfervorecidos  solicitan con vítores que se besen los novios, que se bese  el padre de la novia con la suegra del novio, el gato del novio con la perra de la novia, la ex del novio con la que estuvo 10 años con el propio novio. …..A ver,  una cosa es darle vidilla  a la fiesta, y otra avivar de forma premeditada las tensiones subyacentes existentes .Eso es de ser malas personas.

La entrega del detalle
Este apartado merecería una entrada en exclusiva o un rincón en el museo de los horrores. Asique yo voy a centrarme  en el momento  cuando la novia o el novio aprovechan para preguntarte que tal todo. Que yo sé que lo hacen con toda la buena intención del mundo porque han currado mucho para que la boda fuese  un éxito, pero seamos realistas…..¿Qué esperan que les digas? Que te parecía que el gambón no estaba del todo fresco, que sabes que lo de colocar a la gente es muy difícil, pero ponerte con los niños ha sido un poco golpe bajo, o que si la tía abuela te vuelve a preguntar para cuando tu boda, tu tienes miedo de hacer como Michael Douglas en Un día de furia. Pues como esto no es plan, tu evidentemente  dices que todo muy bien y que esperas con ansias la fiesta del bautizo del primer hijo.


El baile
Este es el fin de fiesta, ellos llevan la corbata a modo de turbante , ellas alpargatas de esparto  y la tia abuela fuma un puro. Hace tiempo que la gente ya perdió las formas, tu incluida, que ya sabes hasta cuantos hijos tiene el camarero. Y bailas la macarena, y te unes al trenecito de Paquito el chocolatero . Y si es una de esas bodas a las que no querías ir pues piensas que  oye al final te lo has pasado bien , y si es de esas bodas a las que querías ir, pues te da mucho penita, porque  sabes que ese amigo/a   está cambiando de estado y un poco egoístamente te temes que las cosas ya no van a ser  nunca como antes .





Y la cínica que llevas dentro no puede evitar recordar lo que decía  Sacha Gvitry: El secreto de un matrimonio feliz es perdonarse mutuamente el haberse casado. Pero en ambos casos tú te alegras por ellos y de todo corazón les deseas que sean muy felices.


lunes, 24 de febrero de 2014




DE PORQUE LOS HOMBRES SON SIMPLES Y NOSOTRAS NOS NEGAMOS A CREERLO



Desde que eres pequeña te dan informaciones erróneas o como mínimo contradictorias sobre el sexo opuesto.A estas enseñanzas se une la factoría Disney, los cuentos populares, las teleseries de adolescentes y  Candace Bushnell , que acaba de hacerte el lio. Esto hace que cuando creces tengas ideas tan confusas sobre el comportamiento del que se supone que tiene que ser  tu media naranja, que andes por ahí  vagando como medio limón en pena.

Cuando eres una niña y algún niño te hace alguna perrería en el patio del colegio ,tu probablemente correrás a contárselo a tu madre. Y ella probablemente justifique su comportamiento en el hecho de que le gustas, incluso puede que vaya  más allá y te diga que le gustas mucho. A ti esta  información como poco no te cuadra…. porque normalmente tu a él tiendes a darle besos y no patadas.

Por esta regla de tres yo ahora debería estar felizmente casada , con tres hijos y un plan de pensiones con Santiago ,el vecinito de enfrente que martirizó mi infancia. Como aquel día  en el callejón oscuro de mi barrio que  a modo de pistoleros del oeste, uno en cada extremo del mismo , el me enseñó una piedra de tamaño considerable y se ofreció a tirármela a la cabeza  , y yo, con esa incapacidad para ver el riesgo que aún conservo, le reté a ello. El resultado no es difícil de adivinar .Con el tiempo descubrí que Santiago no me quería, sino que simplemente vio su hombría puesta en tela de juicio y actuó en consecuencia.







Cuando eres una adolescente no se produce una gran mejoría. Tú con tus espinillas, tus hormonas en ebullición, la presión de la pandilla  y ellos que van por detrás de ti  dos años en su desarrollo psicosocial. Aqui cada vez que uno tiene un comportamiento inexplicable tu corres a los brazos de tus amigas -después de lo de Santiago hay algo que te hace desconfiar de tu madre-. Casi todas te dirán que el problema  es que aún es un niño .Y la más romanticona,  esa que siempre lo ve todo de color  rosa, te dirá que ella cree que Pablo esta realmente por ti, aunque se magree con todas a la salida del tuto. Vamos que continúan las justificaciones :la falta de madurez y la promiscuidad. Que tu estas en la  misma tesitura, pero tu has forrado tu carpeta con sus fotos y le has entregado  tu corazoncito en forma de poema en hoja de bloc. Y que él te lo pague así…. ¡duele y mucho!




Cuando te conviertes en una adulta la cosa empeora, las justificaciones empiezan a ser más elaboradas , porque la coyuntura es mucho más complicada: que si acaba de salir de una relación seria, que si nunca tuvo una relación seria, que si es demasiado joven para comprometerse, que si ya es  demasiado mayor .Aquí el circulo de sabias también se ha agrandado: aparte de las amigas, están las conocidas, las compañeras de facultad o del  trabajo y la tia de la madre de la vecina. Y como no,  todos los ensayos  que hablan del tema. Estos recogen teorías muy variadas :Que si los hombres se convierten en eternos niños porque  sienten que las mujeres triunfadoras no los necesitan, que si el infantilismo que impera en la sociedad hace que realmente jamás corten el cordón umbilical, que si la liberación femenina los dejó totalmente confundidos y no saben que rol deben adoptar ,si el del macho alfa o el del amigo gay, que si la coyuntura económica hace que la convivencia se retrase mucho y por tanto no hay compromiso real……



Todo esto amigas mías son paparruchas (como me gusta esta palabra), y lo sé ahora que he llegado a una  cierta edad  (que poco me gusta esta frase) ,en la que he sufrido en mis carnes el comportamiento masculino; y  porque  conozco a un número considierable de solterones de más de 40, que han aportado luz al tema . Ellos me han revelado el secreto mejor guardado después de el de la cocacola: los tios son simples y nosotras nos negamos a creerlo .Alguno dice  que  que no son es simples sino sencillos, esto no es más que un eufemismo,  y traducido significa que son simples pero tienen cultura.Y alguno llega más lejos aún atribuyéndonos a nosotras la culpa de tanta confusión, por esperar de ellos más de lo que realmente pueden dar.

Como idea global se puede decir que los hombres son los mismos  a los 18 que a los 40, solo han cambiado el tipo de juguetes, que aumentan cualitativamente , y los complejos ,que aumentan cuantitativamente.









Nosotras , que somos capaces de darle tantas vueltas a algo hasta perder de vista ese algo, que somos las reinas del  “ y si…..”, que podemos decir "si" y  "no" sin ni siquiera abrir la boca, que vemos el hecho de pensar en nada como una proeza que no está a nuestro alcance ……..  pues que quereis que os diga, que  la tragedia griega esta servida.

Así ,siempre habrá un alma caritativa , normalmente de tu mismo género, que justifique el comportamiento del hombre en cuestión.Pongo ejemplos: el no te ha llamado después de una primera cita.... puede que haya perdido tu teléfono, él no te llamó después de la primera bronca  tras cuatro meses ….no  se siente preparado para una relación seria, después  de una gran bronca a los cuatro años…..está sobrepasado por la relación seria que ya tuvisteis......No nos engañemos por favor : no te ha llamado porque no le ha salido de las gónadas llamarte.

 Asique interiorizar estas premisas amigas : si un hombre no te llama es porque no le interesas, sabe si te quiere a los  dos meses de  de conocerte, si te dice que te quiere realmente te quiere ; y si no te lo dice es  que no te quiere o no han pasado dos meses. Vamos que ni ex recientes, ni miedo al compromiso, ni dudas existencias, ni coyuntura económica , ni la abuela que fuma en pipa………..






Pero claro , esto es  muy doloroso de asumir por nosotras. Entonces desde que la tierra es tierra y en ella estaba Eva , que salió de una costilla y Adán que mordió la manzana , y todo el tinglado; nosotras pensamos que le estamos haciendo un favor a la amiga de turno, y por extensión a nosotras mismas, justificando lo injustificable. 

Se que hay cosas muy difíciles de asumir: que la cabeza rapada solo le sienta bien a Sinéad O'Connor, que no volverás a entrar en los levis que llevabas a los 17 años,  y que lo que te está diciendo u omitiendo  un hombre es realmente lo que piensa.Es duro, pero aceptémoslo de una vez y seremos todas  más felices.


viernes, 21 de febrero de 2014




UN PARÉNTESIS



Cuando empecé a escribir este blog, no sabía muy bien sobre que iba a escribir, es más no tenía claro que pudiese escribir. Aunque yo era de esas  niñas que se alegraban cuando de deberes había redacción, nada me parece más difícil que escribir; y escribir bien  ya lo considero de personas geniales.

Siempre me he expresado mejor escribiendo que hablando, es más cuando tengo que decirle algo importante a alguien necesito escribirlo primero. Así puedo ordenar mis ideas y controlar mi natural impulsividad y esa forma de decir las cosas de forma tan directa , que me caracteriza, y que a veces tantos problemas me crea.

Podría hablar sobre temas mucho más profundos  y que realmente me preocupan, como de la  vergonzosa clase política  que nos está arrastrando a la hecatombe, o de leyes tan retrógradas como la del aborto que hace que se me revuelvan las tripas.Pero justamente porque me preocupan tanto y considero que ya se habla lo  suficientemente de ello he decidido  no ir por ahí. Simplemente quería que mis entradas fuesen una especie de respiro para mí y para el que los lee.

También podría hablar de cientos de temas que me interesan,  pero  en los que nunca tengo la suficiente paciencia de profundizar , vamos que soy capaz de hablar de cualquier cosa mientras  no se ponga seria. Soy una de esas personas que sacan nota si las llevas a un coctel, pero que hacen aguas si las llevas a un symposium.

Por todo ello hablo un poco del momento en el que estoy , en el que parece que se junta la crisis económica, con la de los treinta y la de valores.En la que todo el mundo parece estar algo deprimido o como mínimo confundido. Y aquí me incluyo yo, porque muchos días  no puedo evitar sentirme parte de esa generación perdida y preguntarme quien se ha comido  mis perdices.





Dice Cate Blanchett en la última peli de Allen, Blue Jasmine,  que en la vida de todo ser humano hay un número límite de traumas que este puede  soportar. A diferencia de ella, no me dio por mezclar  los antidepresivos con dry martinis, a mi me dio por escribir….

Aunque me ruborizo solo de pensarlo , también tengo que admitir que lo que yo quiero realmente es emular a mi admirada Elvira Lindo, no la escritora de novelas, sino a la autora de Manolito Gafotas y a la articulista. Elvira me parece una mujer con esa sensibilidad inteligente tan difícil de conseguir y  de una coherencia extrema. Pero lo que más me admira  de ella es esa capacidad para reírse de si misma con tanta elegancia. Cada vez que releo sus Tintos de verano, me reconcilio con la especie humana. Y me gusta pensar que con los mios consigo algo parecido, mezclando realidad, exageración y deformación  a partes iguales.




Cada vez que alguien me dice que le gustó leerme , no puedo evitar que mi primer pensamiento sea que lo dice únicamente por agradarme. No lo puedo evitar, tengo muy asumidos mis múltiples defectos, pero a veces soy incapaz de aceptar un cumplido.Yo creo que  la culpa de esto la tiene mi madre , más partidaria de la educación de la vieja guardia stalinista  que de la del  refuerzo positivo de Super Nani.

Escribir tiene algo de terapia , de reto ,de pequeña venganza y bastante de egocentrismo. De terapia porque es una forma de ver tu vida desde fuera, y todo visto desde fuera  se relativiza y pierde importancia. De reto porque tienes que escarbar dentro de ti y eso siempre es un poco doloroso. De pequeña  venganza , por todas esas veces en las que deseaste golpear  a un gilipollas con otro gilipollas , y como está mal visto no lo hiciste;  y de egocentrismo porque aunque hables de Star Trek, en el fondo estás hablando de ti.

Aunque cualquiera  pudiera pensar que estas  entradas me llevaron 5 minutos ,  por su sencillez, creedme que están bastante pensadas. Incluso cuando termino una , mi carácter un poco neurótico y obsesivo  me hace revisarlas mil veces. Y una vez colgadas  me es imposible  no pensar que debería haber añadido esto o quitado lo otro,o que alguien se va a molestar, o que  se las va a tomar al pie de la letra. 








Nunca pensé que tomarse  en broma  a una misma fuese una cosa tan seria.



martes, 18 de febrero de 2014




MANERAS DE ROMPER



Como toda treinteañera que no ha estado retirada en un convento, a lo largo de mi vida he tenido bastantes relaciones. Aquí dejo a la imaginación malévola  de cada uno cuantas se consideran bastantes , que no es cuestión de darlo todo hecho.Y no puedo más que echar de menos el emoticón que saca la lengua, por ser mi preferido y porque me ayudaría mucho en esta ocasión.

Estas relaciones  han durado varias semanas , varios meses y alguna que otra  formal  que duró años y que incluían una convivencia. Algunas las recuerdo con  mucho cariño, otras todavía me duelen ,y para que engañarnos otras han sido tan insustanciales que las he olvidado.

Una relación puede caracterizarse por cientos de variantes:  por cómo empezó, por el estado  vital en  el que te encontrabas , por  el que ansiabas  encontrarte , por el recuerdo que te dejó,  por lo que aprendiste (si es que aprendiste algo )…… y así muchas más. Pero probablemente algo definitivo fue  como acabó. Sinceramente pienso que la forma en la que una persona rompe con otra dice bastante de esa persona .

Vayamos  con otra de mis clasificaciones. Cualquier psicólogo diría que esta obsesión mía con las clasificaciones responde a un deseo desesperado por poner orden en mi aparentemente caótica vida, haciendo reducciones simplistas y generalistas de todo. A estas alturas sinceramente lo que diga un psicólogo, me chupa un pie,   asique sin más voy al lio.





Estan esas rupturas que se producen de una forma casi natural. Se llega a ellas sin darse cuenta y casi ni hacen falta las palabras. Bien porque ya está dicho todo, o porque no se dijo nada que merezca ser desdicho . Aunque casi ni se discute, y son mayormente una liberación,  es imposible que no te dejen un regusto amargo en la boca que tardará tiempo en  quitarse.


En el extremo opuesto están esas otras en las que se dice de todo: lo que se piensa y lo que no,se rompen vajillas y se discute de forma acalorada. Vamos que tus palabras son dardos envenenados y tú apuntas a dar. Estas rupturas tienen algo de catarsis, al principio sientes como si te hubiesen quitado un peso de encima.- Ya esta- ,piensas, -Esta echo y a partir de aquí que sea lo que tenga que ser-. Pero pronto te arrepientes y te  das cuenta que las palabras son el arma arrojadiza más peligrosa que existe y que como mucho pueden ser perdonadas, pero nunca olvidadas.


También están  esas rupturas en las que la otra persona es tan sumamente habilidosa ,  que  te convence con sus hechos o palabras para que seas tú la que le deje. Vale que él es un cobarde y a ti al final te  resulta difícil no sentirte un poco idiota. Pero también hay que reconocer que esto requiere una extraña habilidad que no todo el mundo  tiene.

Otro tipo  es la que se produce  por uno de los muchos medios de comunicación que tenemos a nuestro alcance hoy en día. Es lo que se conoce como ruptura 2.0 . Estos medios  son: teléfono, sms, email , Facebook , twiter y en el peor de los casos whatsapp. Digo en el peor de los casos porque igual ni se molesta en escribirte palabras y te pone el emoticón de la parejita con el corazón  y a continuación el de la mierda con ojos. Aquí lo peor es que  no tienes derecho al portazo final, y pocas cosas hay más frustrantes en la vida que esa. Esta ruptura demuestra bastante bajeza por una de las partes. Pero que tire la primera piedra quien esté  libre de pecado.

La ruptura que más adeptos tiene, pero que sinceramente a mí  menos me gusta,  es esa en las que se sigue siendo amigos. Yo personalmente no creo en ellas, las veo una americanada total .Casi siempre se producen porque uno de los dos sigue colgado y en su interior piensa que mejor ser follamigos que no ser nada. No suelen acabar bien, porque no dan lugar a la distancia tan necesaria para que el dejado pueda maldecir al otro, autocompadecerse y finalmente superarlo,  siempre en este orden.

Finalmente existen esas rupturas  que son una especie de ritual aceptado, normalmente protagonizadas por esos amores atormentados  de los de ni contigo ni sin ti. O por personas  que se sienten atrapadas  y no son  muy valientes, que o bien no tienen la habilidad de  hacer que les dejen o por defecto no disponen de internet  para mandar un mensaje.


Estoy pensando que me va a costar mucho escoger la canción para esta entrada, porque conozco muchas y maravillosas canciones de desamor. Os dejo con una  frase de  Eugene O Neill y que cada uno saque sus propias conclusiones: "El amor nunca tiene razones, y la falta del amor tampoco. Todo son milagros."


lunes, 17 de febrero de 2014



ADOPTAUNPERRO.COM



Como soy una mujer de acción y no creo que mi príncipe azul  venga a picarme a casa, utilizo todos los medios a mi disposición para buscarlo; que no se diga que si no aparece es porque yo no le pongo empeño. Y uno de esos medios es internet como no.

Asique he decidido probar la enésima página de contactos que ha aparecido en la red: adoptauntio.com. Es una página francesa y me ha llamado la atención la impactante  publicidad: la presenta como la primera página que trata a los hombres como objetos. Tiene una serie de ventajas como el hecho de ser tu quien decide con quien hablar ,o no permitir en ningún momento que más del 50% de usuarios conectados sean del género másculino.

Me dispongo a rellenar el perfil. Para mi sorpresa solo me lleva 5 minutos y no los  50 que te llevan otras; que presumen tener un supuesto método científico gracias al cual te buscan a la persona más idónea. Que yo me imagino encerrados en una habitación  a un comité de sabios cupidos despeinados nadando entre perfiles, para al final unir a los usuarios de forma aleatoria ,por eso de que todos sabemos que el amor es caprichoso e irracional. 

Escojo una foto medianamente elegante y  divertida , que no es la de la orla pero tampoco estoy en bikini, porque si lo que se persigue es que sean ellos los objetos , no lo veo coherente. Con toda mi buena voluntad me dispongo a ver que se cuece.







Nada más entrar compruebo, tanto viendo los perfiles de ellos como los de ellas; que  la página es  una especie de  Mujeres , hombres y viceversa on line ,  llenas de autofotos echas delante del espejo del baño poniendo morritos, frases grandilocuentes sacadas del Facebook y anuncios llenos de faltas de ortografía  en los que se leen cosas del tipo: No se que hago aquí, soy amigo de mis amigos, y no busco sino que espero a que me encuentren……

Pero bueno no es cuestión de ser puristas ni ponerse a hacer demagogia , asique con una mente abierta empiezo a curiosear.
El funcionamiento es el siguiente,:ellos te mandan un flechazo y a partir de ahí tu decides si quieres hablar con ellos , o sino directamente se lo mandas tu a ellos.





El primero es Nico, 20 años, tengo curiosidad por saber que me va a contar así que lo acepto. Evidentemente Nico, como la mayoría de los adolescentes , quiere cumplir la fantasía de la treinteañera experimentada. Le digo que es tan sumamente joven  que podría ir a la cárcel. Me contesta que  no, a no ser que le mate. No puedo más que aceptar que el niño tiene recursos. Amablemente le digo que se busque a una de su edad y le digo adiós. Vale que a la cárcel no iría pero seguro que al infierno si.

Carlos, 36 años. Parco en palabras , con cuerpazo y con esas manos que tienen los hombres que trabajan con ellas que tanto me gustan. Compartimos la afición por los mismos deportes. No me cuenta ninguna película: está buscando a una chica con la que ir a escalar, beber cerveza y apoyarse mutuamente. Acaba de salir hace poco de una relación de dos años y no busca nada serio. Aunque  ya he conocido a hombres como Carlos y el apoyo suele ser unidireccional, osea únicamente de mi hacia él, me gusta su sinceridad , ante tanto postureo. Por lo que  le  dejo en reserva, ya me  pensaré que hago con él y si corro el riesgo de adoptarle.

El siguiente es Luis, 32 años, es de los pocos que tienen en su perfil que buscan una relación estable. Los otros estados son literalmente: rollo de una noche , contrato temporal y no indicado. Luis no es feo y tiene un perfil aceptable. Se expresa correctamente y aunque no tiene una gracia desbordante  y claramente está encantado de conocerse a sí mismo, le doy una oportunidad. Después de varios días charlando con él empiezo a ver fisuras. Es de ese tipo de hombres  que esperan a aquella “que les robe el corazón”, y digo esperan porque aparte de esperar, poco más está dispuesto  a hacer. Entre espera y espera  por supuesto no  le hace ascos a un polvo casual como el mismo me cuenta. Decido darle puerta, me gusta la gente que aunque no lo consiga ,intenta ser coherente entre lo que dice, lo que piensa y lo hace.

Mario, 35 años, tiene una única foto ,todo su perfil es extrañamente normal, sin citas, sin canciones en inglés y sin una lista interminable con las supuestas películas “de culto” que ha visto.  Me contesta con un ocurrente email lleno de gracia . Es inteligente, simpático, sabe como conquistar a una mujer ,escribe muy bien y parece que se toma en serio lo de buscar a alguien compatible. Durante semanas nos intercambiamos  kilométricos emails. Cuando empiezo a pensar que esta vez sí que  voy a tener suerte; y me pregunto si es posible enamorarse de alguien que nunca has visto, me pide que quedemos. Entonces el miedo se apodera de mí y le doy largas. Parece decepcionado pero seguimos con los emails. A las dos semanas decido superar mi miedo y esta vez le propongo quedar yo, pero esta vez el  que se acojona es él.Como excusa me dice que yo soy  “demasiado  intensa” para él. A los dos días se borra.

Adrián, 39 años, durante un día  entero hablamos y parecemos tener cierta conexión. Nos gusta la misma música, las mismas pelis, hace deporte ,y es sencillo  que no simple .Lo único que me echa para atrás es que tiene gato, una de mis muchas  fobias irracionales de las que algún día os hablaré. Me pide añadirme al facebook y a partir de ahí la comunicación se vuelve cada vez más distante .Eso sí, le da religiosamente me gusta a todo lo que yo publico. Como hace tiempo que  he dejado de intentar descifrar que pasa dentro de la mente de un hombre…….. Le tengo ahí, a ver por donde sale.

Viendo el escaso éxito con los de treinta decido probar con los de veintitantos.

Y así aparece  Miguel, 27 años, un anuncio  lleno de kas, alguna falta de ortografía  y ni un solo signo de puntuación. Pero tiene esa gracia y desparpajo que te dan los veinte años. Hago la vista gorda con las faltas,  culpando  al sistema educativo , y me dispongo a ver que me cuenta .En la tercera frase me pone un “wai” , pienso que Cervantes debe estar revolviéndose en su tumba.Como eso es más de lo que yo puedo soportar le digo arevoir.

Nano, 28 años, no tiene foto, pienso que se ha confundido de página y que realmente cree que esta en un foro. Siento curiosidad por el motivo, asique le pregunto el porqué. Me dice que no quiere que le juzguen por el físico. ¡Acabáramos! ,si le parece le juzgo por su comida favorita…..Solo puedo pensar en lo perdidos que andan algunos.

Pedro, 26 años, está molesto porque dice que la página denigra a los tios, y que si hubiese sido al revés todas las feministas del mundo se hubiesen levantado en armas y la hubiesen cerrado en dos días. Dice que está pensando en hacer él una que se llame adoptaunatiti.com. En mi interior tengo que estar de acuerdo con él, pero después de siglos de dominación machista y de que la mujer haya sido tratada como objeto sexual  por excelencia, me cuido mucho de decirlo y  tirar piedras contra mi propio tejado.
Con este sigo hablando por line ,pronto me habla de liberación femenina y de como  por culpa de actitudes como la mía , que él no considera suficientemente abierta, los hombres  lo tienen tan dificil . Simplemente le contesto que  mi liberación esta estupendamente  y que la uso cuando, como  y con quien me da la gana, no sin antes mandarlo a paseo por supuesto.





Después de varias meses, no sé si tirar la toalla o seguir en la página a modo de experimento sociológico que pueda ayudar a alguna usuaria. Hablo con uno de mis muchos amigos solteros , y le hago un resumen de mis infructuosos avances en ella. Me  dice que me sale más a cuenta adoptar un perro. “Un perro te va a querer a cambio de un plato de comida al día, siempre se va a alegrar de verte así pasen dos minutos o dos semanas,  y te va a  sacar de casa”. Me quedo pensando en ello muy seriamente  y llego a la conclusión ,que tal y como está el patio es un consejo muy a tener en cuenta.

viernes, 14 de febrero de 2014




MIS PRIMEROS PANTALONES



Eran de color azul mahón, de algodón,  forrados y con pinzas. No recuerdo la edad exacta que tenía, pero no creo que pasase de los 8 años, y esta foto es del día que los estrené.






Es curioso, porque  aunque soy un desastre recordando nombres, fechas y otros detalles relevantes; siempre recuerdo la ropa que llevaba en una u otra ocasión.

Cuando  me imagino a alguien querido  , lo veo vestido con una determinada prenda que en mi inconsciente lo representa. Con que  nos vestimos a fin de cuentas dice bastante de lo que fuimos, de lo que somos y de lo que queremos ser.

De niña  recuerdo pasarme  las tardes  delante del armario vestidor de una de mis tias, disfrazándome con sus vestidos, sus  estolas, sus  collares y sus zapatos. Aquel armario era una especie de tesoro que me transportaba al día en el que yo fuese mayor ,y  de aquella guisa , me pasase las tardes tomando  café en una de esas elegantes terrazas del  parque al que me llevaba mi abuela.

Audrey Hepburn dijo en una ocasión que  mientras algunas personas sueñan con piscinas, ella soñaba con armarios. Algo parecido me pasa a mi.

Mi familia es una especie de matriarcado, encabezado  por esas mujeres de antes  con escasa educación reglada, pero que igual que trabajaban la tierra, criaban hijos y sacaban adelante negocios ; hacían primorosas labores de costura. Todas ellas  son extremadamente coquetas y pueden pasarse horas hablando de los detalles de ciertos zapatos o del corte de ese abrigo que fue pasando de madres a hijas.



                                   


Mi infancia ha transcurrido entre los bordados  de mi madre, las máquinas de coser de mis tias y los burdas de mis primas. Soy capaz de distinguir entre un crepé y una alpaca, y lo primero que miro de una prenda es  la  composición. Me fascinan las mercerías , sobre todo si son antiguas; y nada me relaja más que pasarme horas revolviendo entre botones, lazos y pasamanerías. 


Pero volvamos a esos pantalones, algo tan aparentemente poco significativo, pero que tanto esconden.

Al ser la primera hija de mi madre, y venir al mundo de forma tardía e inesperada, mi madre siempre se sintió un poco descolocada  sobre la  educación  que debería darme;  y por extensión sobre como debería vestirme. Aunque en un primer momento parece que quiso  hacer de mi una niña modosita y comedida , estaba claro que yo ya apuntaba maneras de chicazo. Mis rodillas y mis codos a modo de mapa mundi en relieve así lo demostraban. Al final como todas las madres del mundo, lo hizo lo mejor que supo, y el resultado final no ha sido del todo malo.

Resumiendo hasta ese momento mi madre solo me había vestido con  faldas y vestidos. Por ello  recuerdo perfectamente la emoción que sentí el día que apareció con aquellos pantalones.Y  esa foto , en la que poso con una actitud un poco chulesca, la recoge .Parecezco  estar diciendo : Aquí estoy yo y nada me va a parar.

Recuerdo que con esa edad  mi madre tampoco me había querido comprar nunca una bici, por miedo a que me hiciese daño. En cambio yo tenía un carricoche aurre, a imitación de los  de verdad; con su saco de puntillas  y su muñeco  recién nacido de carne, vestido con ropita echa a  medida , que era la envidia de todas las niñas del  vecindario.

Aunque mi madre no lo quisiese  ver ,estaba claro que para la niña nerviosa e inquieta  que era yo , pasear aquel carricoche  no era suficiente. Sin embargo yo tenía mis recursos ,y una especie de acuerdo tácito con una vecina por el cual yo le prestaba mi cochecito,y ella a mi su bici. Ni que decir cabe que de esta transacción mi madre no tenía conocimiento alguno.
También recuerdo un día en el que atravesé la carretera nacional  a toda velocidad, al ser incapaz de frenar  bajando  una empinada cuesta. Aquel día sentí miedo no cabe duda, pero también conocí lo que es la adrenalina. Esa sensación me enganchó  hasta el día de hoy ,y hace que me apasione cualquier deporte que me ponga al límite.

Por todo esto  recuerdo con tanto cariño esos pantalones, por lo que supusieron en mi vida: esa sensación de libertad, ese placer por sentirse  uno más entre  los chicos, y en general ese ansía por hacerse mayor.

jueves, 13 de febrero de 2014




MI AMIGO GAY


Como toda soltera moderna , mi mejor amigo es gay. Nos conocemos desde la facultad y es una de las personas más buena y geniales que conozco. El me llama cariñosamente “Puti” y yo a él “Mi lexatin con patas”. Tenemos esa confianza y cercanía tan difícil de conseguir  y que tanto bien me hace. Así como existen personas que te roban la energía, él es capaz de transmitírtela aun estando a cientos de kilómetros.






Estoy convencida que él, al igual que yo equivocamos la carrera. Si yo debería haber sido periodista, el debería haber sido psicólogo. Yo no tengo claro que tal periodista hubiese sido, pero estoy segurísima que él hubiese sido  un maravilloso psicólogo. Es de ese tipo de personas que tienen la capacidad de llegar a todo el mundo: desde el niño de  6 años, hasta la anciana de 80.


Tenemos muchas cosas en común; sobre todo nuestra pasión  por la moda y  los chulazos , así como  nuestro gusto por la estética y todo lo que huela a diseño. Esto último por simple deformación profesional.

También nos unen nuestras adiciones: mientras él es zapatoadicto, yo soy bolsoadicta. Los dos estamos de acuerdo que estas adiciones esconden carencias , pero no nos flagelamos por ello sino que  las aceptamos plenamente , loreal porque nosotros lo valemos. Como el mismo  dice   los enfermos no somos nosotros sino  los demás, porque aquel que no sucumba a la llamada de la diosa publicidad , para que engañarnos, algo raro le pasa.

Gracias a él he descubierto el ambiente gay: desde los locales más “in” donde van los guapos tipo  Jesús Vazquez  a los antros de transformistas rollo Carmen de Mairena .En todos ellos nos hemos divertido mucho.

Dos veces  al año quedamos para hacer terapia presencial mientras nos recorremos  el centro de Madrid o nos asoleamos en la playa. Aprovechamos para  hablar de lo humano y lo divino y nos reímos de todo y de todos. Nos imaginamos que somos tan sumamente cool que algún día cerrarán una de esas tiendas de Serrano  ,en las que solo nos atrevemos a mirar el  escaparate, solo  para nosotros dos.



El resto del tiempo , nos seguimos por Facebook, donde el escribe poéticas y enigmáticas frases y yo escribo un poco lo que me sale de dentro  ese día. De vez en cuando hacemos  partylines telefónicos en los cuales, por regla general ,yo le hablo de mis múltiples crisis existenciales y el me psicoanaliza. Me dice maliciosamente que yo quiero ser Carrie Brawdsah  pero que me quedo en Briget Jones. Me temo que no puedo más que darle la razón.

Mi amigo tiene la teoría de que hasta los cuarenta no aparecerá el amor de nuestra vida, y que hasta ese momento es necesario pasar  por varias pruebas y errores  que nos preparán para el acierto. Le digo, que sinceramente, yo  ya empiezo a estar un poco cansada de tanto experimento.





También he aprendido que los gays  tienen los mismos problemas a nivel sentimental que un heterosexual cualquiera. Esto último es sin duda lo que más me ha podido llamar la atención ;y lo que ha hecho que no de rienda suelta a mis posibles instintos lésbicos. Porque haciendo un ejercicio de introspección crítica, si ya me es difícil conectar con un hombre , me imagino la locura que tiene que ser intentarlo con otra como yo.

martes, 11 de febrero de 2014




EL DÍA QUE DESCUBRÍ QUE ERA MAYOR



Vale que no fue un día concreto  a una hora determinada. Pero si es cierto que llega un momento en el que  no puedes más que constatar  tal hecho  y preguntarte….. ¿Como he llegado yo hasta aquí?


Cuando me preguntaban de pequeña que quería ser de mayor nunca sabía que contestar.
 A no ser una etapa en la que, mientras todas las niñas querían ser modelos, yo quería ser presentadora de Informe Semanal. Yo siempre fui una  niña un poco resabiada  y me gustaba marcar las diferencias.
El problema es que creo que a día de hoy tampoco tengo claro que lo sepa,  esto ya no es tan encantador sino bastante preocupante pensareis. Puede ,pero al menos me he dado cuenta del motivo: lo que yo no quiero es ser mayor.






Me di cuenta que oficialmente era mayor después de ver varias convocatorias y  becas ,en las que el límite de edad eran  los 35 años. Llegué a la conclusión que en nuestra  sociedad actual  pasas de ser joven  a ser jubilada; si perteneces a una de estos dos grupos  se supone que tienes ayudas estatales en un caso, y tu  pensión en el otro. Si estas en esa especie de limbo vital que hay en medio parece ser  que no tienes derecho a nada, solo a producir, y si la crisis te deja.

Esta fue la primera señal de alarma, pero aún quedaban otras .

Acudo a mi médico de cabecera a recoger unos análisis rutinarios y muy serio me dice que tengo colesterol, y del malo.¿Colesterol? pregunto extrañada,¿ y del malo? repito incrédula. Bueno pero si hay dos tipos, rollo el ying y el yang, ¿uno compensará al otro no?.
Acostumbrado a mis salidas de madre ni se molesta en contestarme y me extiende una receta. Eso si, mi colesterol no es producido por mis malos hábitos, sino por la madre genética. El buen hombre debe pensar que eso me animará, o por lo menos hará que no me flagele aún más. Que poco me conoce……

Con la moral algo tocada  salgo de la consulta y de repente se cruza un balón en mi trayectoria. Al otro lado de la calle un mofletudo niño me suelta a bocajarro: ¿ Señora, me pasa el balón?.
 Vale que yo a su edad tampoco concebía la vida más allá de los treinta , pero eso no evita que mi primer pensamiento  sea rajárselo sin más.

Ya bastante deprimida decido someterme a la terapia de choque femenina más universalmente conocida, y que en pocas ocasiones falla: ir decompras.
Pero mi gran error es hacer una primera parada en una perfumería  a comprar una hidratante. Con la crema hidratante la amable dependienta me da una muestra de contorno de ojos para las patas de gallo, y otra de noche para la tez apagada, y ya puestos esta nueva  para  la celulitis , y otra de  un serum iluminador muy bueno …….Cuando las lágrimas empiezan a agolparse en mis ojos, pregunto tímidamente:¿ tan mal me ves?.
Muy resolutiva me responde: No mujer ,pero tenemos una edad en la que hay que empezar a cuidarse. No puedo más que pensar que esto se lo dice a todas “las de nuestra edad”.Aunque pienso en decirle que me importa un rábano la edad que tiene ella, que estoy intentando olvidar la mía y que se puede meter las muestras por donde le quepan; únicamente le suelto un escueto “gracias” y echo a correr hacia la puerta.

Esa misma noche me reuno con mis amigos más fiesteros, los conozco desde hace mucho pero nos vemos solo una o dos veces al año. Estoy segura que ellos si sabrán como animarme. Pero la cena se convierte en una especie de rémora de cuando esas cenas acababan a las once de la mañana del día siguiente, borrachos como cubas . Bonito día para ponerse nostálgicos.




No  hay marcha atrás, pienso, soy  irremediablemente mayor . 

Ya en casa, me espera el que  en ese momento,  tengo la ilusión que sea el padre de mis hijos. Entre gimoteos le cuento lo acontecido para acabar con un lacónico: ¡Soy vieja!. “Puede” me responde  él,” pero eres mi vieja”. Entonces  se me olvida mi horrible día, le beso, y doy gracias a Dios  por la sencillez bien entendida de algunos  hombres. No puedo más que recordar  lo que decía  Oscar Wilde: no se quiere a alguien por su apariencia, sino porque canta una canción que solo tú puedes escuchar. 



sábado, 8 de febrero de 2014



MI COCHE : ESE GRAN DESCONOCIDO


Yo mantengo con mi coche una relación amor odio. Me explico : yo por él siento mucho amor, pero si él tuviese alma seguro que me odiaría. El motivo: lo mal que lo trato.

Es algo que siempre me propongo enmendar, porque visto desde la perspectiva del tiempo y con una mente analítica ,mi  coche me ha proporcionado más satisfacciones que cualquier hombre. Suena duro pero es la realidad; es más, tengo una amiga  que siempre dijo que antes prestaría a su novio que a su coche. A mi esto siempre me pareció desproporcionado, pero ahora empiezo a verle el sentido.

La verdad que yo en esta relación he sido muy egoísta. Nunca me he molestado en  comprenderle. 
Hasta  los  ocho meses no descubrí como se abría el capó. A día de hoy lo único que sé de mecánica es  cambiar el aceite; porque él es de usarlo en grandes cantidades y no me quedó más remedio que aprender  dado que le daba por pedirlo en los sitios más inhóspitos ,en los cuales no se encontraba ningún hombre al que poder camelar ,sirviéndome de mi condición de mujer indefensa. Hago caso omiso de sus lamentos en forma de luces parpadeantes,  y al pobre lo he dejado sin morro ya tres veces.
 Yo sé que esta dejadez por mi parte a él tiene que dolerle en su corazoncito de gasoil.






Soy una mala conductora, nunca lo he negado.
Aún así cada vez que algún macho suelta el mítico prejuicio sobre lo mal que conducimos las mujeres ; yo siempre salgo en defensa de mis iguales, porque soy consciente que no todas son como yo ,y que incluso existen muchas y muy buenas conductoras.
Estos dos hechos siempre han perturbado mucho a los hombres de mi vida.
 Algunos confesaron sentir miedo cuando yo iba al volante. Otros sin embargo  veían como algo positivo el  que yo dejase el coche siempre  tan mal aparcado, bien con el morro o el culo fuera, ya que así era muy fácil localizarme.



Ocurre un  hecho curioso , que yo creo que una universidad de estas americanas que nadie conoce debería estudiar. La cuestión es que creo que existe un gen que poseen todos los hombres que es el gen indicador, este gen se activa siempre que un hombre va de copiloto con una mujer. 
Lo tengo comprobado, es subirse un hombre en mi coche  y empezar a dar indicaciones de forma compulsiva ; es subirse una mujer y a no ser que vea que irremediablemente te vas a estampar con otro, no abrir  la boca.

Da igual que tú les adviertas que tienes dieciséis años de carnet y que nunca has tenido accidentes con víctimas, ellos no lo pueden remediar: que si vas muy pegada al de delante, que si ya deberías haber metido cuarta, que si pisas el freno de forma abrupta.
 Resumiendo , yo creo que deberían existir una de esas pegatinas para pegar en el cristal del maletero que pusiese: “Instructor a bordo”.

Mi coche  y yo hemos pasado una y mil vicisitudes que nos han unido mucho. Juntos nos hemos subido a un quitamiedos en una curva cerrada; no me preguntéis como lo hice, son esas cosas que solo consigues hacer una vez en la vida, aunque lo intentes otras cien. Nos hemos quedado tirados varias veces en bellos parajes de la geografía española, por ese gusto mío por el riesgo apurando el depósito…….Puedo decir que gracias a él he conocido a mucha gente, normalmente simpáticos operarios de la grua.

También me ha ayudado a ligar. Claro, yendo por la vida de victima cualquiera liga pensareis. Aquí quiero hacer un inciso y aclarar que yo solo uso mis armas de mujer para librarme de alguna multa. ¿Qué cuáles son estas?: caída de parpados y mi sonrisa más seductora. Qué queréis que os diga, sé que no es ético ni moral, pero yo soy una firme defensora de la discriminación positiva.

Pero vayamos al día en el que ligué. Fue en un parking de un  centro comercial con  miles de plantas subterráneas. Como padezco de una leve claustrofobia y carezco de sentido alguno de la orientación, odio especialmente estos parkings y los evito siempre que puedo, pero aquella vez fue inevitable.
 Como suele pasar en estos casos, ya llevaba treinta minutos buscándolo de forma infructuosa y empezaba a agobiarme; entonces apareció un fornido trabajador del centro comercial  que se parecía mucho a Benicio del Toro, no se a vosotras pero a mi Benicio  me pierde. La cuestión es que muy amablemente me ayudó durante otros treinta  minutos a encontrarlo, y finalmente me pidió el teléfono; nunca me llamó pero oye me lo apunte como tanto.

No me considero una persona excesivamente apegada a las cosas materiales, pero a día de hoy sé que sufriría enormemente si tuviera  que desprenderme de mi coche. Sé que va a ser difícil que él me perdone tanto daño infligido , pero al menos quiero que estas líneas sirvan para hacerle un pequeño y merecido homenaje.